Zapotitlan de vadillo y los trabajadores de Jitomate en las transnacionales

Mexico: esclavos en nuestras propias tierras Print E-mail
05 Feb 05

¡aquí de esclavos en nuestras propias tierras!

FIAN en Cancún, sep. 04.

La Empresa Desert Glory, compró los terrenos del Ejido de Tuxcacuesco y se estableció allí en 1996. Desde entonces ha existido el problema. La prueba es que ninguna de las personas que trabajaron cuando comenzó la Planta ha permanecido.

Nadie ha aguantado el trato que dan: como exceso de trabajo. El camión nos recoge a las 5 de la mañana y el horario de regreso es variado. Lo normal sería a las seis de la tarde pero generalmente se llega a las l1, 12 de la noche o a la 1.30 de la mañana. Los que viven en Sayula salen generalmente las 4 a.m. de sus casas y con frecuencia regresan a las 2 ó 3 a.m. Las horas extra se deben a que muchas personas dejan el trabajo por lo duro de las condiciones y los que permanecen deben cubrirlo pues cada línea debe empacar l3 ó l4 tarimas al día.

Los pagos son injustos pues no se nos cubren todas las horas extra, si acaso dos y el salario base apenas es de $56.43 (poco más de medio dólar) por 10 horas de trabajo, ya que la jornada normal es de las 7 de la mañana a 5 de la tarde aunque se dan varios bonos con cuya suspensión castigan las faltas que a su juicio cometemos.

Aparte se dan condiciones duras respecto de las comidas ya que sólo se permite una durante las horas de trabajo y una ida al baño y debemos permanecer de pie todo el tiempo.

En el trabajo hay menores de edad disimulados con documentos falsos.

A pesar de esta situación nadie se atreve a denunciarla por temor de perder el trabajo. El que sale de la Empresa queda marcado y ninguna otra lo recibe. No les importa perder gente de la región pues contratan indígenas que les remiten de Hidalgo, Michoacán o Guerrero (la zona del Plan Puebla Panamá correspondiente a México que debe expulsar ocho millones de indígenas de los diez que hay allí según los planes del capitalismo neoliberal). Estos indígenas viven aquí en Jalisco en condiciones de esclavos amontonados con pagos peores que los nuestros.

Los resultados de todo esto son: enfermedades como gastritis, úlceras, várices por estar de pie tanto tiempo sin descanso y por la imposibilidad de ir al baño cuando se necesita; anemia y enfermedades de los ojos y hasta ceguera por los químicos que se usan.

Los menores se pervierten. Se dan muchos casos de aborto en los baños lo que ha obligado a la Empresa a hacer revisión de embarazo. Los trabajadores de Ayutla como no tienen tiempo para descansar, sólo de llegar y darse un regaderazo, se drogan para resistir.

¿Gestiones realizadas? ¡Ninguna! Si nos levantamos tantito ¡Va p’a fuera! Nos corren. Salimos señaladas para no poder trabajar en ninguna planta.

Es un caso de los miles que se viven en el Sur de Jalisco en las empresas filiales de las transnacionales, el nuevo modelo agrario para la producción de alimentos.

Anuncios

enero 6, 2009. Uncategorized.

Dejar un comentario

Be the first to comment!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: